La Forma Correcta En Que Debe Consumirse La Moringa El Milagroso Árbol De La Vida

Suscribete Ahora: http://goo.gl/adhsYk – Hoy queremos hablarte de la moringa, una de las plantas con más nutrientes y propiedades que existen. Tiene funciones medicinales, curativas y aporta muchísimo al medio ambiente.

Se conocen desde hace miles de años las magníficas propiedades de este árbol y se han encontrado registros de sus usos medicinales desde los tiempos del gran Imperio Egipcio. Por eso, veras como puedes usar las hojas de este árbol, te sorprenderas.

Las hojas de la moringa nos aportan muchísimo valor nutricional. Cada gramo de sus hojas contiene siete veces la vitamina C de las naranjas, cuatro veces el calcio que tiene la leche, el doble de sus proteínas, cuatro veces la vitamina A de las zanahoria y hasta quince veces más de potasio que los plátanos. ¿No es increíble?

Además de sus hojas, podemos aprovechar tanto las raíces, como las flores o incluso la corteza. Los últimos estudios llevados a cabo por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos avalan todos estos datos y por ese motivo, la Fao considera la moringa un complemento ideal para combatir la malnutrición. De hecho, es conocida como un súper alimento.

Sin embargo, nos puede dar mucho más que sus propiedades nutricionales. También tenemos sus beneficios medicinales. Entre sus beneficios encontramos:

– Es analgésico, antianémico, antiinflamatorio.
– Ayuda a controlar la tensión.
– Protege nuestro hígado.
– Previene y combate afecciones respiratorias.
– Acelera nuestro metabolismo.
– Estimula la correcta producción de hormonas.
– Es hidratante, diurético y ayuda a fortalecer músculos y huesos.
– Promueve la actividad cerebral y cognitiva.

Cómo podemos consumir la moringa

Normalmente, esta planta se consume como especia. Se suele dejar secar las hojas y se muelen para conseguir un condimento ideal para todo tipo de platos o incluso bebidas o batidos. También podemos ingerirla cruda si la ponemos en alguna ensalada o simplemente guisada como acompañante de algún plato principal.

Podemos comer las vainas crudas, pero si están secas, solo podemos consumir un gramo al día.

Esto es porque su ingesta puede alterarnos el ritmo cardíaco. Tanto granos secos como raíces deberían consumirse solo bajo prescripción médica.

Asimismo, el aceite que se extrae de las semillas de moringa es de muy buena calidad, tanto como nutriente como para aplicar a nuestra piel. Otra aplicación es la producción de biodiesel.

Gracias a todo esto, podemos llamar a la moringa el Árbol de la vida. Sus asombrosas características han sido objeto de estudios en todo el mundo y estamos seguros de que aún queda mucho más por descubrir.

¿Todos podemos consumir moringa?

Hay situaciones en las que no es recomendable consumir moringa. Veamoslas:

– Embarazo: No deberías consumir moringa si estás embarazada o estás en periodo de gestación porque tiene un alto nivel de vitamina A. Esto podría detener el proceso de gestación celular.

– Si tienes diarrea: muchas personas sufren de diarrea si consumen mucha moringa. Esto es porque tiene mucha fibra. Así pues, su uso excesivo podría tener tal efecto.

– Insomnio: si tienes problemas para dormir, no tendrías que comer moringa por las noches. Se trata de una planta que produce energía, por lo que puede mantenerte activo y con energía durante mucho tiempo.

– Hipoglucemia: muchos médicos naturalistas la consideran hipoglucemiante, es decir, que baja los niveles de azúcar. Así pues, las personas diabéticas pueden aprovecharla bien, pero aquellas con hipoglucemia deberían tener cuidado.

Deja un comentario